Noticias
lunes, 09 de octubre de 2017
El año hidrológico comienza en Almería con un déficit de 191,8 Hm3 y con el riesgo inminente de perder cosechas
Ampliar foto. Abrir en una nueva ventana.

El nuevo año hidrológico se inicia en Almería con un déficit hídrico de 191,8 Hm3. Este déficit es consecuencia de dos factores fundamentales que se han conjugado para reducir de forma importante la disponibilidad de agua para el riego agrícola. En primer lugar, la sequía ha provocado la suspensión temporal de los trasvases del Negratín-Almanzora y del Tajo-Segura, debido a la disminución de las reservas en los embalses de cabecera que los alimentan. En segundo lugar, la ausencia de infraestructuras adecuadas que permitan el aprovechamiento de otros recursos hídricos que, aún estando disponibles en Almería, no pueden incorporarse al riego agrícola por falta de inversiones públicas.

A los 78 Hm3 que ha perdido la comarca del Almanzora por la suspensión de los dos trasvases mencionados, hay que añadir los 15 Hm3 de la desaladora construida por Acuamed en Villaricos y que se encuentra fuera de servicio desde 2012. Además, la ausencia de tratamiento terciario en el campo de Níjar y en los municipios de Roquetas de Mar, Vícar y El Ejido, la concesión de nuevos cambios de uso en el campo de Tabernas, el corte de agua a los regantes del Bajo Andarax, la recuperación de la desaladora de Rambla Morales o la ausencia de una planta desalobradora en la Balsa del Sapo (El Ejido) son algunas de las actuaciones que se encuentran pendientes de ejecución, de reparación o a falta de autorización administrativa.

En total, la Mesa del Agua, de la que forma parte Asempal, ha presentado diez actuaciones prioritarias para resolver el déficit hídrico de la provincia: finalización de la 'Autovía del Agua', reutilización de aguas depuradas, ampliación de la desaladora de Carboneras, recuperación de la desaladora de Rambla Morales, construcción de una desalobradora en la Balsa del Sapo, ampliación de la desaladora de Balerma, regularización de los derechos de riego, plan de consolidación de riegos y puesta en marcha de juntas centrales de usuarios en las masas de agua sobreexplotadas.

“La escasez de recursos para riego es consecuencia directa de la sequía mental en la gestión pública del agua”, ha manifestado en rueda de prensa el portavoz de la Mesa del Agua, José Antonio Fernández. “La dejadez, la falta de previsión y la nula coordinación entre administraciones competentes ha provocado que, por ejemplo, la comarca del Almanzora se encuentre en riesgo inminente de sequía.

Ante la dramática situación que ya padecen los regantes de varias zonas productoras de la provincia, la Mesa del Agua ha reclamado a todas las administraciones competentes que demuestren la “voluntad real de trabajar codo con codo con los afectados para estudiar urgentemente las soluciones necesarias a corto plazo que garanticen el mantenimiento de la actividad agraria”.

Manifestación el 16 de octubre

Por todo ello, la Mesa del Agua ha anunciado la convocatoria de una manifestación que se celebrará el próximo lunes 16 de octubre, junto a la desaladora de Villaricos. La movilización comenzará a partir de las 10 de la mañana y contará con la asistencia de regantes y de representantes de las principales empresas de comercialización de la comarca, con el objetivo es reclamar la reparación urgente de la desaladora de Villaricos. Por el momento, la reparación de la planta es la opción más rápida para conseguir agua de riego para una comarca que está sufriendo actualmente la incidencia más acusada de la sequía.

La falta de riegos, motivada fundamentalmente por la suspensión de los trasvases, ha puesto en jaque la producción de hortalizas, verdura de hoja, cítricos y frutales en más de 23.000 hectáreas. Los productores de la zona ya se han visto obligados a reducir la superficie de producción y no se descarta la pérdida total de cosechas en algunos cultivos, lo que tendría catastróficas consecuencias comerciales.


Mandar un correo electronico Imprimir


 
 
© Copyright Aviso Legal